Ya llegaron y no se van a ir

Por RaúlGONZÁLEZROMERO. Hace algunos años Manuel Castells en su libro “La Sociedad Red” explicaba los grandes desafíos que nos plantea la nueva estructura social en red en la que vivimos, que afecta principalmente a los jóvenes de las nuevas generaciones por la inminente transformación del empleo y la estructura ocupacional en general. Es una condición social que llegó y no va a irse nunca porque va en paralelo con la evolución de las TICs.

La economía de la reputación en la que vivimos, aparejada con la sociedad informacional en red en la que estamos inmersos, se caracteriza porque desaparece la fabricación y el eje central pasa de la producción a las actividades de servicios; la productividad por tanto se basa hoy día más en la generación de conocimiento a través del procesamiento de la información. La economía en general a nivel mundial se dirige hacia un nuevo patrón de crecimiento caracterizado por la capacidad de incorporar valor (a través del conocimiento), a las relaciones entre personas, a través de un nuevo modelo de competitividad que tiene a la innovación como su eje central.

En este contexto es que ha surgido un nuevo perfil profesional al que poca atención se le ha dado, el de los Knowmads, nómadas del conocimiento o también entendido como trabajadores del conocimiento nómada, concepto ampliamente explorado en el libro Knowmad Society y del que el lector puede ampliar dando click aquí. Expresado de otra forma, es aquella persona creativa, innovadora, con habilidades y destrezas para trabajar con casi y en casi todo el mundo. Es la generación de mujeres y hombres, jóvenes la mayoría de ellos, con capacidades de adaptación para poder colaborar en diferentes proyectos a la vez, en entornos complejos. La era del productivismo, entendida con toda precisión con aquellas grandes cadenas de montaje y producción en serie que carcaterizó a la economía del Siglo XX (en la industria de los alimentos, la automotríz o la minera), ha llegado a su fin, dando paso al trabajo de gestión del conocimiento y la innovación. Mientras que en la industrialización era necesario que los operarios u obreros se establecieran en un lugar específico para realizar sus actividades, en los trabajos relacionados con el conocimiento e información, las tareas no son tan concretas o específicas y el lugar de desempeño no es tan importante. Las TICs hacen posible que estos nuevos profesionales realicen sus actividades de forma más amplia, rápida y sobretodo creativa e innovadora; donde lo virtual y presencial confluyen para dar mejores resultados.

Estos nuevos profesionales pueden reconfigurar y recontextualizar sus ambientes de trabajo rompiendo el concepto de barreras geográficas y de las reglas de trabajo basadas en los organigramas vetustos, ya que trabajan de forma transversal, transnacional, transcultural, y su actividad trasciende incluso las organizaciones con las que trabajan.

Los knowmads son aquellos que se deciden por un proyecto siempre y cuando les garantice que puedan agregar valor a una organización y con ello sean valorados. No les motiva sólo el aspecto económico; atienden nuevas variables como la pasión, innovación, aprendizaje y creación de redes de confianza y credibilidad. Se ocupan de que su trabajo hable por ellos, salvaguardando así su reputación, lo que les permite tener un amplio espectro de desarrollo. Se enfocan en una sola prioridad del desarrollo organizacional lo que les permite convertirse en profesionales relevantes, influyentes e indispensables. Quienes ya colaboran con ellos reconocen el conocimiento personal que poseen y que les aporta una ventaja competitiva. En todo tiempo participan de programas de aprendizaje (cursos, talleres, capacitaciones, diplomados, etc); poseen espíritu emprendedor y les caracteriza establecer relaciones personales de calidad y de largo plazo. Son grandes promotores sociales y embajadores de marca de las empresas con las que colaboran. Saben hacer branding de sí mismos y diseñan su propio futuro personal, familiar y profesional.

Tengo 46 años, los últimos 20 desarrollándome de forma activa en medio de quienes se han convertido en mis grandes maestros. los knowmads. Mi forma de creer, pensar y vivir, empata totalmente con la cultura knowmad. Creo que si damos en su justa dimensión el valor que corresponde a esta nueva generación, estaremos sentando bases sólidas para acompañarnos productiva y socialmente de la mejor manera en los próximos 30 años.

Directivos de empresas privadas y, sobretodo, del sector gobierno, tenemos como enorme desafío aprender a gestionar el talento de quienes ya están moldeando y construyendo el futuro. Urge pues replantear todo lo que aprendimos en el pasado sobre desarrollo humano, economía, habilidades directivas, competencias profesionales y sobretodo, procesos organizacionales.

Son los knowmads, ya llegaron y no se van a ir. Vienen por lo suyo y lo van a tomar, querámoslo o no. ¿Estamos preparados?. (Texto escrito el 14 abril, 2015).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: