La reputación de empresas mexicanas, a revisión

Por Raúl GONZÁLEZ ROMERO En la actualidad, la reputación es la mayor fuente generadora de valor para un líder de opinión, una empresa o un gobierno, ya que, a través del comportamiento público, propicia credibilidad, confianza, inversiones, diferenciación y, sobre todo, relaciones de largo plazo y compromiso de parte de sus stakeholders; constituye pues un escudo contra las crisis, al reconocerse como el nuevo factor de liderazgo del siglo XXI.

Se ocupen de ella o no, toda organización tiene una reputación y si los equipos directivos han tomado conciencia de su importancia, en algún momento tendrán que gestionarla, por convicción, por necesidad o para hacer frente a una crisis.

El pasado 31 de octubre, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, Transparencia Mexicana y la Revista Expansión, lanzaron la plataforma digital Integridad Corporativa 500 (IC500), una métrica que permite revisar las políticas de integridad y anticorrupción de las empresas más grandes de México.

El “Ranking 500 Empresas Frente a la Corrupción” es el resultado de una nueva medición, basada en el componente de publicidad de las políticas anticorrupción del estudio “Transparency in Corporate Reporting (TRAC)”, de Transparencia Internacional (http://issuu.com/transparencyinternational/docs/2014_transparencyincorporatereporti?e=2496456/9997410).

El estudio se realizó con información de 500 empresas mexicanas, tomando en cuenta sus políticas de integridad corporativa, publicadas en sus páginas de Internet y otros medios. El ranking arrojó que la corrupción y la impunidad no son exclusivos del sector público. El sector privado también es parte del problema y las instituciones convocantes concluyen que también debe ser parte de la solución. En la medida en que las empresas cierren la puerta a los actos de corrupción en los tratos con gobiernos o socios comerciales y faciliten la denuncia, estarán contribuyendo al fortalecimiento de su propia reputación y, sobre todo, a la lucha contra la corrupción que tantas pérdidas, no sólo económicas, genera en México.

El estudio destaca por la trascendencia que tiene no sólo compartir y sugerir buenas prácticas anticorrupción, refrendando el compromiso del sector privado en la lucha contra la corrupción y la impunidad, mejorando la rendición de cuentas hacia socios, accionistas y clientes, sino porque alerta sobre el cambio de paradigma en la forma en que se han venido entendiendo las formas de hacer negocios, en una era en que la transparencia y la proliferación de nuevos medios sociales de comunicación, impiden continuar con esas viejas prácticas. La integridad empresarial se encuentra hoy día en una caja de cristal.

No es ya lo que las empresas dicen que hacen, sino lo que los distintos públicos de interés comprueban de manera directa en las acciones internas y externas que realizan.

Por esa razón, es digno de reconocer que la reputación poco a poco se va colocando en el centro de atención de quienes toman decisiones. La intención de Integridad Corporativa 500 (IC500), es incentivar este comportamiento en las empresas más grandes de México y sumarlas a la lucha contra la corrupción.

Esa métrica califica la adopción de códigos de ética y otras manifestaciones del compromiso anticorrupción de las empresas y su publicidad. Los resultados, como lo expresa Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad en su sitio Web (https://contralacorrupcion.mx/), no constituyen por supuesto un índice de corrupción de las empresas ni buscan exhibir a aquellas que incurren en actos ilegales o forman parte de las redes de corrupción.

Un mayor puntaje en Integridad Corporativa 500 (IC500) no revela si una empresa es o ha sido más o menos proclive a cometer actos de corrupción, ni es garantía de que no violen sus propios códigos de conducta o políticas de integridad.

Con el lanzamiento de la plataforma http://www.integridadcorporativa500.mx/, las empresas están en libertad de poder actualizar la información sobre sus políticas de integridad y anticorrupción. El progreso de las empresas será registrado y publicitado, con el objetivo de que cada vez más empresas se sumen a la lucha contra la corrupción.

Finalmente, de acuerdo con información de Merco México, el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa, publicada por El Financiero en su versión digital (10.02.2014), y que analiza cuáles son las compañías con mejor reputación en México, los líderes con mejor reputación y las empresas más responsables y con mejor gobierno corporativo del país, y que es el primer monitor de reputación corporativa verificado en el mundo a través de una encuesta a los miembros del consejo de dirección de las principales empresas que operan en México en función de su cifra de negocio, así como a un proceso de evaluación por parte de seis grupos de expertos (analistas financieros, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, ONG’s, asociaciones de consumidores, periodistas de información económica y líderes de opinión), “las empresas mexicanas destacan por la calidad de su oferta comercial, y por sus resultados económico-financieros. Variables como la ética y la responsabilidad corporativa o la innovación se encuentran más alejadas del reconocimiento de los directivos”.

Deja un comentario

1
×
Hola, ¡en qué puedo ayudarte!
A %d blogueros les gusta esto: